Aceptar

En cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012 informamos de que este sitio utiliza datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

Principales tipos de vinos

Principales tipos de vinos

Todos somos conocedores de la existencia de distintos tipos de vinos, pero la verdad, es que hay distintas formas de categorizar los vinos por su tipo. La clasificación puede ser llevada por distintos tipos de características tales como color, antigüedad, cantidad de azúcar, presión de los gases, denominación, entre muchas otras cualidades que pueden ayudar a clasificar mejor un vino.

¿Cuáles son las principales formas de categorizar un vino?

Veamos cuales son los distintos tipos de vinos según la forma de categorizarlos según sus cualidades específicas:

  • Por su color: Esta suele ser la forma más común de categorizar un vino, y es a la vez la más popular. Los principales vinos en esta categoría son el Tinto, el Blanco, el Rosado y el Clarete, aunque recientemente se han podido introducir nuevos conceptos en esta categoría, estos son los principales tipos de vinos según su color.
  • Por su antigüedad: Todos hemos oído decir alguna vez, que un vino es reserva, pero ¿Cómo se clasifican realmente los vinos según su antigüedad? Bien, la antigüedad es un concepto que hace referencia a dos aspectos básicos. Uno es la cantidad de tiempo que el vino ha estado en barrica y el otro es la antigüedad real del vino. Ambos tienen que cumplir unos mínimos para que un vino se encuentre en una categoría u otra. En esta clasificación podemos encontrar vino Joven, Crianza, Reserva o Gran Reserva.
  • Según la cantidad de azúcar: Esta forma de categorizar los vinos puede resultar menos común, o quizá menos conocida, pero la cantidad de azúcar en el vino es otra forma mediante la cual se pueden tipificar estos productos. En esta categoría debemos distinguir entre tranquilos, que son aquellos que no tienen ningún gas carbónico, generalmente a todo lo que solemos llamar vino, y espumosos que si contienen este gas, algunos ejemplos de vinos espumosos pueden ser el Cava o el Champán. Los vinos tranquilos, pueden ser secos, semisecos, semidulces, dulces en función de la cantidad de azúcar siendo menor en los secos y mayor en los dulces. A su vez, los vinos espumosos pueden ser Brutnature, Extrabrut, Brut, Extraseco, Semiseco, Seco, y Dulce, de nuevo siendo mayor la concentración de azúcar en el dulce y menor en el Brutnatural.

 

Conclusión

Estas son las tres principales formas de clasificar un vino, pero la verdad es que existen diferentes términos y parámetros mediante los cuales los expertos clasifican los vinos, no solo en cuanto a tipos, sino también en cuanto a calidad.

Esperamos que les haya sido de utilidad esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *